13/12/08

A MI HIJA


Cuando quedé embarazada no imaginé la delicia de vida que me esperaba, no imaginé que una hija podía ser portadora de tantas maravillas para una madre.
Después de haber engendrado con amor y fe a un ser humano tan divino, vienen los meses de gestación, época de grandes cambios físicos y síquicos, de síntomas y sensaciones nuevas, de expectativa, de alegría, de ilusión, lo que al final se corona con el recibimiento de una criaturita, alguien tan pequeñito que te hace sentir algo tan gigantesco.
Recuerdo el día de tu nacimiento, cuando la ginecóloga me dijo que había nacido una niña muy fea, y realmente estabas un poquito deformada por el tanto tiempo que tu carita permaneció aprisionada entre las paredes de mi útero y mi pelvis, estuviste mucho tiempo en posición de nacer; pero como después de ser oruga, especie de gusano, las mariposas pasan a ser crisálida y de ahí se convierten en unos hermosísimos insectos multicolores, que despliegan sus brillantes alas y aunque de manera muy frágil, pueden volar en dirección al viento; así de radiante y bella te volviste.
A partir de esa llegada empecé a aprender el verdadero significado de la vida, aprendí a alimentarte, a bañarte, a disfrutar de tus besos babosos, a sortear juguetes para poder llegar a algún lugar de la casa, a tomar en cuenta los posibles peligros que había en casa, empecé a limpiar huellas de deditos en los cristales, tuve que guardar y volver a guardar los cacharros en los armarios de la cocina y de toda la casa, tapar los enchufes, proteger escaleras, etc.
A partir de ser madre empecé a aprender a hacerlo todo con una sola mano, empecé a dormir con sólo un ojo cerrado, aprendí de nuevo a jugar, volví a leer libros de cuentos, empecé a aprender a cocinar tomando en cuenta el valor nutritivo de los alimentos.
A medida que fuiste creciendo, volví a recordar la regla de tres y la acentuación de las palabras, volví a armar rompecabezas, a pasar sustos porque tenía que subir contigo a las atracciones que nunca me atreví a subir en mi infancia, volví a inventar canciones y explicaciones al sinfín de preguntas que me hacías cada día.
De tu mano, he sido madre, amiga, maestra, doctora, sicóloga, orientadora, un cúmulo de actividades que son el resultado del amor y porque se hacen con ese sentimiento tan maravilloso resultan ser tan placenteras.

Hoy que ya tienes 15 años y te has convertido en una maravillosa joven quiero expresarte que estoy muy orgullosa de ti por tu madurez, por su obediencia y docilidad, por tu interés en aprender, por tu optimismo y energía, por tu determinación para alcanzar nuevas metas, por tu alegría y la que aportas a mi vida; tantas cualidades y talentos que te abrirán muchos caminos en la vida y por los que estoy segura que no tendrás ninguna dificultad en alcanzar tus metas.
A pesar de todo, quiero recordarte que debes seguir cultivando y mejorando los valores que te han acompañado hasta ahora, sobre todo no pierdas el amor, la sensibilidad, el interés por aprender, el humor, el entusiasmo, la confianza en Dios, en tus mayores y en ti misma, y la sabiduría para tomar decisiones correctas.
Recuerda siempre esa frase que te transmití y que yo a su vez recibí de un maestro de escuela en mi infancia, “cada día más y mejor”.
El mundo esta lleno de obstáculos que tenemos que ir sorteando cuidadosamente para no tropezar en el camino. Pido y confío en que tengas la sabiduría suficiente para lograrlo con éxito.
Pero por sobre todas las cosas recuerda que te amo con todas mis fuerzas y que estoy muy orgullosa de tenerte como hija.
Que Dios te guíe, cuide y proteja!!!!!


Etiquetas:

9 comentarios:

Blogger YuKiЭ ж DдЯk дnGЭL ha dicho...

muchisisisimas gracias mamii!! siempre recuerdo cuando me cuentas lo de "que niña mas fea!" jeje, bueno gracias gracias por tu entrada dedicada a tu bebe, animo y a escribir mas!! bsks

14 de diciembre de 2008, 14:58  
Blogger abuela ha dicho...

Que belleza ! Me alegra mucho que estés tan orgullosa de tu hija como yo lo estoy de ti y de mi nieta .
Que el todopoderoso las colme de bendiciones las guie y las acompañe

Tu madre

14 de diciembre de 2008, 17:51  
Blogger Myr ha dicho...

Que belleza, que emoción leer todo estos.... que si, que se me caeen las lágrimas! Felcidades a la abuela, a la madre y a la nieta!

Besos

11 de mayo de 2009, 15:04  
Blogger Belkis ha dicho...

Gracias Myr, eres una persona maravillosa y me alegra haberte conocido. Besos

12 de mayo de 2009, 22:27  
Blogger LLLBALBI ha dicho...

simplemente precioso!

13 de diciembre de 2009, 23:12  
Blogger Asun ha dicho...

¡Qué bonito!
¡Cuantísimo amor de refleja en tus palabras!
Me he emocionado leyéndote.

Enhorabuena por esa hija maravillosa que no habría sido posible sin una madre cómo tú.

Un beso.

14 de diciembre de 2009, 0:18  
Blogger Belkis ha dicho...

Gracias LAURA y ASUN por haberse pasado por esta entrada y haber compartido mis más íntimos sentimientos con respecto a esa luz que ilumina mi vida que es mi hija. Es muy hermoso por su parte.
Un cariñoso abrazo a ambas

17 de diciembre de 2009, 22:01  
Blogger Jorge Torres Daudet ha dicho...

Belkis, emoción es lo que he sentido al leer esa carta abierta a tu tesoro.
Tienes que pedir que tu bonita hija se parezca a su madre: más que suficiente!... Y sólo te conozco por lo que escribes, pero ..."escribes como eres".
Que seáis muy felices.
Besos.

20 de diciembre de 2009, 13:32  
Blogger Belkis ha dicho...

Gracias Jorge por tan lindas palabras. Me reconforta saber que me tienes en tan alta estima.
Abrazos

20 de diciembre de 2009, 20:23  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal