19/4/09

RAICES PROFUNDAS


Tiempo atrás, yo era vecino de un médico cuyo hobby era plantar árboles en el enorme patio de su casa. A veces observaba, desde mi ventana, su esfuerzo por plantar árboles y más árboles, todos los días. Lo que más llamaba mi atención, entretanto, era el hecho de que él jamás regaba los brotes que plantaba.
Pasé a notar, después de algún tiempo, que sus árboles estaban demorando mucho en crecer. Cierto día, resolví entonces aproximarme al médico y le pregunté si él no tenía recelo de que las plantas no crecieran, pues percibía que él nunca las regaba. Fue cuando, con un aire orgulloso, él me describió su fantástica teoría.
Me dijo que, si regase sus plantas, las raíces se acomodarían en la superficie y quedarían siempre esperando por el agua fácil, que venía de encima. Como él no las regaba, los árboles demorarían más para crecer, pero sus raíces tenderían a migrar hacia lo más profundo, en busca del agua y de los variados nutrientes encontrados en las capas más inferiores del suelo. Así, según el, los árboles tendrían raíces profundas y serían más resistentes a la intemperie. Y agregó que él frecuentemente daba unas palmadas en sus árboles, con un diario doblado, y que hacía eso para que se mantuvieran siempre despiertas y atentas. Esa fue la única conversación que tuvimos con mi vecino.
Tiempo después fui a vivir a otro país, y nunca más volví a verlo.Varios años después, al retornar del exterior, fui a dar una mirada a mi antigua residencia. Al aproximarme, noté un bosque que no había antes. ¡¡Mi antiguo vecino, había realizado su sueño!!. Lo curioso es que aquel era un día de un viento muy fuerte y helado, en que los árboles de la calle estaban arqueados, como si no estuviesen resistiendo al rigor del invierno. Entretanto, al aproximarme al patio del médico, noté cómo estaban sólidos sus árboles: prácticamente no se movían, resistiendo estoicamente aquel fuerte viento. Qué efecto curioso, pensé… Las adversidades por las cuales aquellos árboles habían pasado, llevando palmaditas y habiendo sido privados de agua, parecía que los había beneficiado de un modo que el confort y el tratamiento más fácil jamás lo habrían conseguido.

Todas las noches, antes de ir a acostarme, doy siempre una mirada a mis hijos. Observo atentamente sus camas y veo cómo ellos han crecido. Frecuentemente oro por ellos. En la mayoría de las veces, pido para que sus vidas sean fáciles, para que no sufran las dificultades y agresiones de éste mundo… He pensado, entretanto,que es hora de cambiar mis ruegos. Ese cambio tiene que ver con el hecho de que es inevitable que los vientos helados y fuertes nos alcancen. Sé que ellos encontrarán innumerables dificultades y que, por tanto, mis deseos de que las dificultades no ocurran, han sido muy ingenuos. Siempre habrá una tempestad en algún momento de nuestras vidas, porque, queramos o no, la vida no es muy fácil.
Al contrario de lo que siempre he hecho, pasaré a rezar para que mis hijos crezcan con raíces profundas, de tal forma que puedan retirar energía de las mejores fuentes, de las más divinas, que se encuentran siempre en los lugares más difíciles. Pedimos siempre tener facilidades, pero en verdad lo que necesitamos hacer es pedir para desarrolar raíces fuertes y profundas, de tal modo que cuando las tempestades lleguen y los vientos helados soplen, resistamos con firmeza, en vez de que seamos subyugados y barridos.
La naturaleza nos enseña muchas cosas si las sabemos ver…Que el Señor te bendiga abundantemente.

No sé quien es el autor de este escrito, que me llegó a través de un correo electrónico, pero son lecciones que nos hacen falta cada vez más en este mundo tan confuso, por eso quise compartirlo con ustedes.

Etiquetas:

26 comentarios:

Blogger MAJECARMU ha dicho...

Belkis,me gusta la moraleja de tu escrito. Hemos de sufrir,pensar,luchar y vivir día a día para crecer por dentro y tener una raices fuertes.

Precioso el mensaje.

Un abrazo desde mi rincón poético.

19 de abril de 2009, 19:20  
Blogger Jose Ramon Santana Vazquez ha dicho...

...es como un suspiro avanza sin mas...la vida tuyo jose ramon.

19 de abril de 2009, 19:45  
Blogger I AM MY ha dicho...

Una buena enseñanza la del escrito, me recuerda algo que de pequeños siempre me decía mi abuela cuando me reñía y yo me enfadaba:
"Niña, quien más te quiere te hará llorar"
En aquellos momentos siendo una mocosa no entendía el verdadero significado de aquellas simples palabras, han tenido que pasar años, han tenido que soplar fríos vientos y fuertes tormentas, para darme cuenta.
Un saludo

19 de abril de 2009, 19:47  
Blogger Zamora ha dicho...

Hola Belkis,el esfuerzo y el sufrimiento nos hace fuertes, hermosa historia. Yo tambien hago lo que tu por las noches ,veo a mis hijas y le pido al universo que sufran lo justo para crecer.
Busca en mi blog un post llamado Roxana promesa cumplida, hay dos arboles si quieres llevate uno, los plante como promesa y como esperiencia en la naturaleza con mis hijas.
Un beso, el post es de hace unos dias.

19 de abril de 2009, 19:54  
Blogger Naiba ha dicho...

Cierto Belkis, y eso mismo pasa con nuestros hijos, le damos todo echo y los hacemos dependientes, la verdad es que esa una buena leccion de vida, por muy dura que ésta sea hay que reir, llorar, sufrir, y salir para adelante con cada cosa que se nos presente, y poco a poco nos iremos siendo más fuerte y las cosas nos dolerán un poquito menos.

Estupenda refrexión amiga. Besos.

19 de abril de 2009, 20:06  
Blogger Jorge Martin ha dicho...

todo el mundo en cierta manera intenta proteger a sus hijos de las adversidades. ellos aprenderan las lecciones de la vida de la mejor forma que crean mejor.. no les protegamos tanto seria un beneficio para ellos

19 de abril de 2009, 20:08  
Blogger Adrisol ha dicho...

que hermosa historia!!!!!!!
la mejor forma de conseguir una buena vida es con las bases firmes, cómo las de esos árboles, sino todo se nos derrumba fácilmente.................gracias por compartir.
un beso

19 de abril de 2009, 21:00  
Blogger Paco Bailac ha dicho...

Bellísimas reflexiones. Profundas y amorosas.
Un beso

pacobailacoach.blogspot.com

19 de abril de 2009, 22:38  
Blogger MaRy ha dicho...

Muy buena la entrada de hoy, me gustan las reflexiones que se sacan. Besitoss!!

19 de abril de 2009, 22:43  
Blogger SilviaE.D. ha dicho...

Hola Belkis!
Realmente es asi, por más que vengan tiempos dificiles, duros, si tenemos las ideas, los sentimientos, la fe honda, nada ni nadie podrá hacernos caer.
Gracias por compartir este texto!
Hace pensar.
Un beso grande!

19 de abril de 2009, 23:09  
Blogger Arwen ha dicho...

Una historia muy hermosa, debemos de crecer como los arboles, tendremos un camino duro pero eso nos enseñara a valorar mas la vida y las personas. me encanto la entrada. besitossss

19 de abril de 2009, 23:14  
Blogger goyo ha dicho...

que lindo pensamiento mujer!!!
un beso

20 de abril de 2009, 0:11  
Blogger D. Arquimides ha dicho...

Gracias por los saludos belkis, sin duda alguna una gran moraleja como muchos plantean aqui...
creo sin duda que debemos estar atentos y resistir ante las adversidades y que los padres y en este caso tambien el doctor, son maestros de vida quienes nos "dan un pequeño empujon" para lograr cosas pero somos nosotros mismos quienes debemos buscarlas y resitirlas...

saludos a la distancia
diego

20 de abril de 2009, 2:24  
Blogger maria rosa ha dicho...

Hola Belkis, reflexión muy hermosa y profunda y pensemos menos en regar y regarnos con tanta frecuencia para que nuestras raices sean más firmes.
De vuelta del retiro y todavia con mi cabeza un poco.....en otra vibración.
Un abrazo,

20 de abril de 2009, 8:19  
Blogger Palabras Andantes...... ha dicho...

es muy cierto Belkis, la mejor oración que podemos pedir para nuestros hijos es que aquellos malos vientos que les lleguen sean para fortalecer su espíritu, sus principios y ensanchar su corazón para agradecer por todo lo que tienen y lo que tendrán.

gracias, muy lindo post.

te mando un abrazo grande.

20 de abril de 2009, 9:17  
Blogger FAYNA ha dicho...

La vida no es un camino de rosas...
Yo pienso que nos empeñamos en obtener las cosas a base de el mínimo esfuerzo, cuando en realidad, la recompensa al esfuerzo es la más gratificante y duradera, la más sólida y ventajosa.
Lo fácil es efímero y nada valorable, no nos aporta regocijo...al contrario de lo que ocurre con los resultados obtenidos a través del esfuerzo, constancia y dedicación, que nos aportan toda una gama de loables resultados que, no sólo nos hacen crecer como personas, sino que además nos hacen ser mejor personas.
Un besote grande Belkis y mis felicitaciones por la elección del texto de hoy.

20 de abril de 2009, 11:03  
Blogger Romayris ha dicho...

Maravillosa enseñanza, me ha encantado esta historia.

Abrazos

20 de abril de 2009, 16:53  
Blogger Paco Bailac ha dicho...

Buenas noches..... esperanza de la humanidad.... ¿Por donde anda tu bondad, por donde anda tu cariño?

Paz

pacobailacoach.blogspot.com

20 de abril de 2009, 22:09  
Blogger Belkis ha dicho...

MAJECARMU, "fuertes razones hacen fuertes acciones" dijo Shakespeare. Un beso grande y gracias por venir.

JOSE RAMON, San Agustín dijo que "es mejor cojear por el camino que avanzar a grandes pasos fuera de él. Pues quien cojea en el camino, aunque avance poco, se acerca a la meta, mientras que quien va fuera de él, cuanto más corre más se aleja". Gracias por venir y por tus lindas palabras. Un abrazo.

I AM MY DREAMS...asi es tenemos que escarmentar a fuerza de tropezar. Nuestros mayores no se solían equivocar. Lo importante es que hoy lo vemos y las enseñanzas han dejado sus frutos. Besitos.

Si ZAMORA, el fracaso fortifica a los fuertes. Fuí a tu blog y me traje el árbol y te dejé ahí un mensaje que espero hayas leído. Me emocioné mucho leyéndolo. Es bonito ver como hay niños que crecen guiados de la mano de la sabiduría. Creo que las tuyas van muy bien encaminadas. Gracias gracias gracias. Un beso.

Si NAIBA, las voluntades fuertes se traducen en actos. Gracias por tu presencia. Recibe un fuerte abrazo.

21 de abril de 2009, 0:01  
Blogger Belkis ha dicho...

Cierto JORGE, yo la primera, protejo a mi hija de más y me estoy equivocando porque no la estoy enseñando a volar con sus propias alas. Por eso a mi también me ha servido mucho este texto. Gracias por tu visita. Recibe un abrazo.

ADRISOL, a fuerza de duros golpes caen los fuertes muros. Un besito amiga.

Gracias PACO, por estar siempre ahí, acompañandome en esta mi continua búsqueda del ser. Un beso.

Gracias MARY, me encanta que lo hayas leído sé que la aportación será importante. Un besito mi princesita.

SILVIA, FE, palabra clave. Esta mueve montañas. Gracias por tu visita. Un gran abrazo.

ARWEN, A veces bajamos la guardia y el Universo nos da un toque para recordarnos y prevenirnos... Esos caminos difíciles nos hacen dar pasos adelante, hacia la luz. Gracias por tu visita y recibe un gran beso.

Gracias GOYO y bienvenido a mi rinconcito. Es un gusto recibirte. Recibe un gran abrazo.

21 de abril de 2009, 0:14  
Blogger Belkis ha dicho...

Gracias DIEGO, me gusta mucho ver a los jovencitos opinando con tanta madurez. Es esperanzador ver que no todo esta perdido. Un abrazo y sigue tras tus sueños.

Gracias MARIA ROSA por venir, espero que hayas disfrutado mucho en tu retiro. Ya nos contarás en tu blog. Tus palabras siempre me enseñan. Un gran abrazo.

Gracias BELKY por tu visita y por esas palabras tan lindas "fortalecer su espíritu, sus principios y ensanchar su corazón para agradecer por todo lo que tienen y lo que tendrán". Es lo mejor que podemos pedir para nuestros hijos. Un besazo.

Preciosas palabras FAYNA. Mahatma gandhi dijo "Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa."
Un besazo para ti también.

Gracias ROMAYRIS. Me alegra que te guste. Recibe un fuerte abrazo.

PACO, estoy por aquí, sólo contestando a mis amables amigos que me dedican su tiempo. Aunque me tendré que ir a la camita ya, sin ganas, podría pasarme toda la noche por aquí nutriéndome de tantas cosas bellas, pero a las 6 debo estar en pie. Mañana publicaré algo más y visitaré a mis amigos. Hoy no me ha sido posible. Un besazo para todos y gracias gracias gracias por estar ahí y por darme tanto amor.

21 de abril de 2009, 0:23  
Blogger Alí Reyes H. ha dicho...

Si no entendemos con tan tremenda paràbolam entonces ¿Còmo entenderemos?

21 de abril de 2009, 17:00  
Blogger Exito en Acción ha dicho...

Bellísimo Amiga!
Ofrezco mis disculpas, pues no había actualizado mi blog, pero ya lo hice.
Me gustó mucho lo q has compartido en ésta entrada. Te felicito!
También creo q esas raíces profundas se relacionan con los valores que recibimos en casa. Cada uno de esos valores fortalece nuestra personalidad.
Te envío un abrazo tropical con sabor Venezolano!
Dios te bendiga!

21 de abril de 2009, 17:38  
Blogger Belkis ha dicho...

Gracias ALI, por tu visita y por dejar tu comentario. Espero seguir recibiendote. Un afectuoso saludo.

JOSEPH, estoy de acuerdo contigo. Los valores son parte del bagaje cultural que nos hace quienes somos. Son producto de nuestra historia, de la educación que recibimos y de la época en la que vivimos. Por eso los padres tenemos una labor muy importante en este sentido para con nuestros hijos. Un beso amiga y gracias por tu visita.

21 de abril de 2009, 21:28  
Blogger Nelson Diaz ha dicho...

Belkis, que hermosa enseñanza, me ha cautivado tu historia, me has inspirado nuevas y agradables reflexiones que se que debo y puedo aplicar en mi vida y en la de mis seres queridos. Un gran abrazo venezolano amiga.

22 de abril de 2009, 2:20  
Blogger Belkis ha dicho...

Me alegra NELSON que te haya gustado. Es un gusto recibirte. Gracias por tus palabras.
Un beso

22 de abril de 2009, 23:50  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal